A 18 años del ataque terrorista en la Universidad Hebrea

El 31 de julio de 2002 no fue un día más en la Universidad Hebrea.

Hasta esa fecha, los estudiantes y profesores del campus del Monte Scopus se sentían seguros y protegidos en ese bastión de diversidad multicultural, frente al conflicto que azotaba a la región en medio de la segunda intifada.

Todos ellos, incluyendo los muchos estudiantes extranjeros, se preparaban para el comienzo de los cursos de verano.

Esa sensación de seguridad quedó en ruinas cuando poco después de las 13:30, mientras estaban almorzando, una bomba explotó en el centro de reunión y esparcimiento más concurrido de la Universidad, la cafetería principal del campus. 

Nueve personas murieron y más de cien resultaron heridas. Hamas se atribuyó la responsabilidad del ataque.

“La decisión de los terroristas de atacar precisamente en nuestro campus, que es un centro de tolerancia y pluralismo, es aterradora”, escribió el profesor Menachem Magidor, entonces presidente de la Universidad. “No debemos ceder. Debemos apretar los dientes y continuar. Renunciar a lo que estamos tratando de crear en la universidad es una rendición al terror”.

Campus del Monte Scopus de la Universidad Hebrea. Derecha: Centro Internacional de Estudiantes Frank Sinatra; izquierda: entrada al restaurante Frank Sinatra, lugar del atentado terrorista del 31 de julio de 2002. El árbol es una instalación artística en recuerdo del ataque.

Las 9 víctimas fatales que anualmente homenajea la Universidad son:

Marla Bennett, 24 años, de San Diego, California, estudiante en la Escuela Internacional Rothberg de la Universidad Hebrea y del Instituto Pardes de Estudios Judíos.

Benjamin Blutstein, 25 años, de Harrisburg, Pennsylvania, también un estudiante del Rothberg.

Dina Carter, 37 años, de Carolina del Norte, empleada de la Biblioteca Nacional Judía de la Universidad Hebrea.

Janis Ruth Coulter, 36 años, de Boston, Massachusetts, directora auxiliar de la oficina de asuntos académicos de la Universidad Hebrea en Nueva York.

David Gritz, 24 años, de París (ciudadano francés y estadounidense), que estaba a punto de comenzar su ulpán de verano en la Escuela Rothberg.

Levina Shapira, 53 años, jefa del Departamento de Servicios del Estudiante de la Universidad Hebrea.

Dafna Spruch, 61 años, empleada del Departamento de Servicios al Estudiante.

Revital Barashi, 30 años, trabajaba en la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea.

David Diego Ladowski, 29 años, de Argentina y ciudadano israelí, graduado de la Universidad Hebrea que estaba a punto de comenzar una asignación diplomática para Israel en Perú.
Desde entonces, la Universidad Hebrea de Jerusalem entrega una beca en su memoria que fue establecida por el Presidente y el Rector de la UHJ, junto a la familia Ladowski.