La selfie final tomada por la nave espacial Beresheet de Israel antes de que se estrellara en la luna. Cortesía de SpaceIL e IAI

Medicamentos en el espacio: un pequeño paso para la investigación médica

La misión Bereshit 2 de Israel investigará los efectos de la microgravedad en la salud de los astronautas

La profesora Sara Eyal dará “un pequeño paso” para la investigación médica cuando Israel lance su segundo lanzamiento a la luna en 2025.

Su experimento sobre los efectos a largo plazo de las drogas en los astronautas en condiciones de ingravidez se ha convertido en el primero en ser aprobado para la próxima misión Bereshit 2.

Está investigando los efectos de las pastillas para dormir, los analgésicos, los antibióticos y otras drogas que se usan en condiciones de microgravedad.
También investiga la pérdida de masa muscular y la reducción de la densidad ósea -a veces permanente- que pueden sufrir los astronautas, así como los efectos de la exposición a la radiación en el espacio.

Eyal, profesora de la Escuela de Farmacia de la Universidad Hebrea y farmacéutica clínica, se especializa en los efectos de la microgravedad en los humanos.

“Vamos a tener una farmacia orbitando la luna a bordo de la nave espacial Bereshit 2 y vamos a tener instrumentos que informarán sobre la estabilidad de los medicamentos alrededor de la luna, con suerte durante años”, le dijo a NoCamels.

“El espacio es como ser un pionero. Absolutamente todo es nuevo, y es un lugar desconocido”.

La primera nave espacial Bereshit llegó a la luna en abril de 2019, pero se estrelló. La próxima vez, el plan es aterrizar dos naves en diferentes partes de la luna y tener un orbitador dando vueltas alrededor durante hasta cinco años.

Ella dice que es fundamental que encontremos formas de contrarrestar los efectos negativos para la salud de pasar períodos prolongados con poca o ninguna gravedad, especialmente con la perspectiva de misiones tripuladas de tres años a Marte.

La profesora Sara Eyal está investigando los efectos a largo plazo de las drogas en los astronautas en condiciones de ingravidez.
La profesora Sara Eyal está investigando los efectos a largo plazo de las drogas en los astronautas en condiciones de ingravidez.

La profesora Eyal cita el ejemplo de Scott Kelly, que pasó casi un año en la Estación Espacial Internacional en 2015 y 2016 y que tiene el récord del vuelo espacial estadounidense más largo. En su autobiografía Endurance: A Year in Space, A Lifetime of Discovery, describe el impacto en su salud de una misión anterior de 159 días.

“Perdí masa ósea, mis músculos se atrofiaron y mi sangre se redistribuyó en mi cuerpo, lo que tensó y encogió las paredes de mi corazón”, escribe.

“Más preocupante, experimenté problemas con mi visión, como muchos otros astronautas. Estuve expuesto a más de 30 veces la radiación de una persona en la Tierra, equivalente a unas 10 radiografías de tórax por día. Esta exposición aumentaría mi riesgo de un cáncer fatal por el resto de mi vida”.

La profesora Eyal describió los problemas cardíacos que pueden resultar de los viajes espaciales. “El ventrículo izquierdo, que empuja la sangre al cuerpo, puede disminuir en un 25%, que es lo que se midió en el corazón de Scott Kelly, quien estuvo un año en el espacio.

“Por otro lado, los ventrículos del corazón se agrandan y esto puede causar arritmias cardíacas”.

Proporcionar a los astronautas los medicamentos adecuados es de vital importancia. Una vez que despegan, no hay forma de llegar a ellos con medicamentos adicionales o de evacuarlos para recibir tratamiento en el hospital.

Los medicamentos también deben seguir siendo seguros y efectivos a largo plazo, aunque una mayor radiación en el espacio puede hacer que se descompongan más rápidamente.

Explorar los efectos de las drogas en el espacio también tiene beneficios para nosotros, los terrícolas. En lugar de esperar años, o incluso décadas, para comprender los efectos de la medicina sobre el envejecimiento, los investigadores pueden realizar experimentos en el espacio, donde se acelera el proceso de envejecimiento.

“Creo que los beneficios para la humanidad pueden estar dentro de la similitud entre estar en el espacio y envejecer”, dice la profesora Eyal. “El entorno espacial es como un modelo de envejecimiento acelerado. Y si los astronautas lo hacen de todos modos, al menos podemos obtener algunas ideas al respecto”.

A diferencia de las carreras espaciales anteriores, la profesora Eyal cree que existe un nivel saludable de competencia en estos experimentos que ayudarán a impulsar la investigación trabajando juntos.

“Definitivamente hay colaboración entre proyectos internacionales. Nuestro proyecto es internacional y cualquier persona con la que hable está dispuesta a unirse, colaborar y ayudar. Y este fue el caso también con mi proyecto anterior.

“Fui la investigadora principal de la misión que fue a la Estación Espacial Internacional en enero, que incluyó experimentos sobre los efectos de las drogas. Pero tuvimos un problema técnico allí y no tuvimos demasiado éxito”.

Fuente: NoCamels