Riesgos del paracetamol durante el embarazo

En un metaanálisis novedoso, investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem encontraron un vínculo entre el uso prolongado de medicamentos que contienen acetaminofén (paracetamol o Tylenol) durante el embarazo y un mayor riesgo de trastorno del espectro autista (TEA) y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El paracetamol es uno de los medicamentos más comunes utilizados para el tratamiento del dolor y la reducción de la fiebre durante el embarazo y se considera seguro en los seres humanos. Sin embargo, la evidencia de propiedades neurodisruptivas se está acumulando: estudios anteriores han demostrado que la administración a largo plazo de dosis bajas de paracetamol puede afectar el desarrollo del sistema nervioso fetal, y que este efecto se ve a menudo años después de la exposición durante la infancia.

Ahora, los investigadores dirigidos por el Dr. Ilan Matok, de la Facultad de Medicina de la UHJ, junto con el estudiante de doctorado Reem Masarwa, realizaron una revisión sistemática y un metanálisis para evaluar la posible asociación entre exposición prolongada al paracetamol durante el embarazo y el riesgo de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastorno del espectro autista (TEA).

El análisis, que fue publicado en el American Journal of Epidemiology, muestra que la exposición prolongada al paracetamol durante el embarazo se asocia con un aumento del 30% en el riesgo relativo de TDAH (en comparación con aquellos que no tomaron acetaminofén durante el embarazo) y un aumento del 20% en riesgo relativo para ASD.

Este es el primer metaanálisis y el estudio más exhaustivo realizado sobre la posible asociación entre el uso prolongado de paracetamol durante el embarazo y el riesgo de TEA o TDAH. Los datos de la investigación cubrieron 132.738 pares de madre e hijo con un período de seguimiento de 3-11 años.

Dadas las limitaciones significativas de los estudios existentes, los investigadores creen que los resultados deben interpretarse con precaución, ya que pueden causar ansiedad innecesaria entre las mujeres embarazadas. Es importante entender que el dolor y la fiebre durante el embarazo pueden tener un efecto perjudicial en el desarrollo del feto y que el acetaminofén todavía se considera un medicamento seguro. Por lo tanto, si una mujer embarazada tiene fiebre y/o dolor, se puede prescribir acetaminofén por un período corto, y si la fiebre o el dolor continúan más allá de eso, debe consultar a su médico sobre el tratamiento posterior.

Los Dres. Amichai Perlman y Hagai Levine, de la Universidad Hebrea de Jerusalem y el Centro Médico Hadassah, también participaron en la investigación.

“Nuestro estudio proporciona la primera visión general integral de los resultados del desarrollo después del uso prolongado de paracetamol durante el embarazo”, dijo el Dr. Ilan Matok, Jefe del Laboratorio de Investigación de Farmacoepidemiología, de la Facultad de Medicina de la UHJ. “Nuestros hallazgos sugieren una asociación entre el uso prolongado de acetaminofén y un aumento en el riesgo de autismo y TDAH. Sin embargo, el aumento observado en el riesgo fue pequeño y los estudios existentes tienen limitaciones significativas. Mientras que el uso innecesario de cualquier medicamento debe evitarse en el embarazo, creemos que nuestros hallazgos no deberían alterar la práctica actual y las mujeres no deberían evitar el uso de paracetamol a corto plazo cuando sea clínicamente necesario”.

CITATION: Prenatal Exposure to Acetaminophen and Risk for Attention Deficit Hyperactivity Disorder and Autistic Spectrum Disorder: A Systematic Review, Meta-Analysis, and Meta-Regression Analysis of Cohort Studies. Reem Masarwa, Hagai Levine, Einat Gorelik; Shimon Reif, Amichai Perlman, Ilan Matok. American Journal of Epidemiology, DOI: 10.1093/aje/kwy086.

Abril de 2018.