Startup pionera en “telarañas”

La seda de la araña no solo es fuerte, increíblemente elástica y capaz de soportar temperaturas extremas, también es biodegradable y biocompatible, un hecho que es especialmente importante para aplicaciones médicas.

Como criaturas territoriales y caníbales, las arañas han desafiado los intentos de domesticarlas con el propósito de cosechar su seda. Pero debido a que una hebra de seda de araña es hasta seis veces más fuerte que el acero y cinco veces más liviana, los científicos han buscado durante mucho tiempo formas de replicar o imitar la producción de esta fibra de proteína natural.

Tratar de imaginar todas sus posibles aplicaciones puede conducir a ideas fantásticas.
Es así que la famosa proeza de Spiderman de detener un tren con telarañas no es tan descabellada como parece.

En la búsqueda de la telaraña sintética, el hombre produjo nuevos materiales notables. Pero en cada hito, la fibra de imitación ha tenido al menos una deficiencia importante. La verdadera seda de araña no solo es fuerte, increíblemente elástica y capaz de soportar temperaturas extremas, también es biodegradable y biocompatible, un hecho que es especialmente importante para aplicaciones médicas.

Los avances en ingeniería genética permitieron a los científicos producir proteínas de seda de araña utilizando materiales base como plantas, levadura o leche de cabra. Pero estos biopolímeros, por más cercanos que sean, son solo bloques de construcción. La parte realmente difícil es hacer tornar las proteínas de seda en fibras de la misma forma que las arañas. Los investigadores académicos y corporativos forzaron la unión de proteínas mediante procesos químicos.

La empresa Seevix Material Sciences Ltd., con sede en Jerusalem, ha replicado el proceso de creación de la seda de araña.
“La inducción química produce fibra degradada. Seevix ha desarrollado una forma de hacer que las proteínas de seda se autoensamblen espontáneamente. Es un enfoque biomimético en el que copiamos lo que la naturaleza está haciendo”, dijo la gerente general de Seevix, Shlomzion Shen, en una entrevista con Calcalist.

La Sra. Shen se negó a proporcionar detalles adicionales sobre la innovación tecnológica citando la necesidad de proteger los secretos comerciales. Pero dijo que el avance es el resultado de 10 años de investigación llevada a cabo en la Universidad Hebrea de Jerusalem por Shmulik Ittah.

Las fibras de Seevix tienen una décima de milímetro de largo y 100 nanómetros de diámetro, dijo. Las dimensiones y las propiedades son “las mismas que las fibras individuales que se agrupan para formar las telarañas”.

La startup está experimentando con diferentes aplicaciones, añadiendo las diminutas fibras al nylon, caucho y otras sustancias para crear compuestos nuevos y superiores.

A pesar del heroico Spiderman, el uso más inmediato para la seda de araña sintética de Seevix está en la medicina, específicamente en ingeniería de tejidos y crecimiento celular.

El primer producto comercial de la compañía, llamado SVXgro, puede usarse como andamiaje para células y tejidos en el proceso de regeneración. Una empresa en Japón, Kurabo Industries Ltd., firmó un acuerdo en marzo para comercializar y vender SVXgro a empresas farmacéuticas e instituciones de investigación que trabajan en este campo de la medicina.

El producto aún no ha recibido la aprobación reglamentaria para su uso en el tratamiento.

La Sra. Shen dijo que los términos financieros del acuerdo son confidenciales, y agregó que Seevix ha formado “sociedades con varias compañías grandes en muchas industrias”.

Con un precio de $ 300 por un miligramo de fibra, la proposición de Seevix es “muy rentable”. La startup ha recaudado alrededor de $ 7 millones hasta la fecha, principalmente de inversores privados, según la Sra. Shen.

Fuente: calcalist.com
Mayo de 2018