• Home
  • Noticias
  • Avances en fármacos para el Alzheimer, el Parkinson y Huntington

Avances en fármacos para el Alzheimer, el Parkinson y Huntington


Dr. Ehud Cohen
Universidad Hebrea de Jerusalem

Una exitosa colaboración conjunta entre investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem y la empresa TyrNovo, puede conducir a un posible tratamiento de enfermedades cerebrales.

Los investigadores encontraron que el nuevo y único compuesto de TyrNovo, llamado NT219, inhibe selectivamente el proceso del envejecimiento para proteger al cerebro de enfermedades neurodegenerativas, sin afectar la esperanza de vida. Este es un primer paso importante hacia el desarrollo de medicamentos futuros para el tratamiento de diversas enfermedades neurodegenerativas.

Las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y las enfermedades de Huntington comparten dos características principales: provienen de la agregación de proteínas tóxicas y surgen tarde en la vida.
El patrón común de emergencia temporal exhibido por estas enfermedades propone que el proceso de envejecimiento regula negativamente los mecanismos de protección que impiden su manifestación temprana en la vida, exponiendo a los ancianos a la enfermedad.
Esta idea ha sido el foco principal del trabajo en el laboratorio del Dr. Ehud Cohen, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, en la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

El primer avance del Dr. Cohen en esta área ocurrió cuando, reduciendo la actividad del mecanismo de señalización transportado a través de la insulina y la hormona de crecimiento IGF1, una importante vía de regulación del envejecimiento, constituía una defensa contra la agregación de la proteína Aβ que se une mecánicamente a la enfermedad de Alzheimer. Más tarde, descubrió que la inhibición de esta ruta de señalización también protegía a ratones con Alzheimer de las alteraciones del comportamiento y los fenómenos patológicos típicos de la enfermedad. En estos estudios, el camino se redujo a través de la manipulación genética, un método no aplicable en humanos.

El Dr. Hadas Reuveni, el CEO de TyrNovo, una compañía emergente formada para el desarrollo clínico de NT219, y el Prof. Alexander Levitzki, del Departamento de Química Biológica de la Universidad Hebrea, con sus equipos de investigación, descubrieron un nuevo conjunto de compuestos que inhiben la actividad de la cascada de señalización de IGF1 en un mecanismo único y eficiente, principalmente para el tratamiento del cáncer, y definió NT219 como el compuesto líder para su posterior desarrollo.

El Dr. Cohen y el Dr. Reuveni han demostrado que NT219 inhibe eficazmente la señalización de IGF1, tanto en gusanos como en células humanas. La inhibición de esta vía de señalización por NT219 protege los modelos biológicos de la agregación de proteínas tóxicas que en los humanos está asociada con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o de Huntington.

Los descubrimientos logrados durante este proyecto, fueron publicados en la revista Aging Cell (“A novel inhibitor of the insulin/IGF signaling pathway protects from age-onset, neurodegeneration-linked proteotoxicity”). Los hallazgos refuerzan la noción de que la inhibición de la vía de señalización de IGF1 tiene un potencial terapéutico como tratamiento para trastornos neurodegenerativos. También apuntan a NT219 como el primer compuesto que proporciona protección contra la agregación de proteínas tóxicas asociadas a la neurodegeneración a través de una manipulación selectiva del envejecimiento.

Cohen, Reuveni y Levitzki presentaron una solicitud de patente que protege el uso de NT219 como tratamiento para enfermedades neurodegenerativas a través de Yissum, la empresa de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea.

El Dr. Gil Pogozelich, presidente de Goldman Hirsh Partners Ltd., que posee el interés mayoritario en TyrNovo, dice que ve gran importancia en la cooperación en este proyecto con la Universidad Hebrea y que TyrNovo representa un buen ejemplo de cómo las iniciativas científicas y de investigación puede mejorar la atención médica junto con los beneficios económicos.

El laboratorio del Dr. Cohen obtuvo una aprobación ética para probar la eficacia terapéutica de NT219 como un tratamiento en los modelos biológicos de Alzheimer, con la esperanza de desarrollar un tratamiento futuro para los trastornos neurodegenerativos hasta ahora incurables.