• Home
  • Noticias
  • Investigadores israelíes afirman: si lo crees, es más cierto

Investigadores israelíes afirman: si lo crees, es más cierto

El cerebro nos impulsa a considerar las declaraciones en las que ya creemos como más verdaderas que las declaraciones con las que no estamos de acuerdo.

Si lo crees, es más cierto. Ese es el mensaje de un nuevo estudio sobre por qué es tan fácil para las redes sociales influir en nuestras opiniones.

El estudio, publicado en Social Psychological and Personality Science, demuestra cómo los “reflejos” automáticos cognitivos influyen en las personas para mantenerse arraigadas en sus visiones del mundo.

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem y de la Universidad Ben-Gurion del Negev mostraron cómo el cerebro nos impulsa a considerar las cosas en las que ya creemos que son más verdaderas que las cosas con las que no estamos de acuerdo.

Pidieron a los participantes que respondieran a varias declaraciones de opinión, como “Internet ha dejado a las personas más aisladas” o “Internet ha hecho a las personas más sociables”

Después de presentar a los participantes una declaración, se les pidió que indicaran lo más rápido posible si la gramática de la oración era correcta o no. Más tarde, se les preguntó si estaban de acuerdo con la declaración.

Los participantes verificaron la precisión gramatical de una declaración más rápidamente cuando coincidía con su opinión, ya fuera una declaración sobre un tema político, una cuestión de gusto personal o una cuestión social. Los investigadores concluyeron que el acuerdo genera un efecto rápido e involuntario en el procesamiento cognitivo.

Eso es un problema, dice el investigador principal Michael Gilead, un psicólogo que dirige el Laboratorio de Neurociencia Cognitiva Social en la Universidad Ben-Gurion.

“Para tomar decisiones informadas, las personas deben poder considerar los méritos y las debilidades de las diferentes opiniones y adaptarse a la nueva información”, explicó. “Esta tendencia involuntaria similar a un reflejo de considerar las cosas en las que ya creemos que son verdaderas podría debilitar nuestra capacidad de pensar las cosas de una manera racional”.

Los estudios futuros, agregó, deberían “explorar cómo otros factores, como el estrés agudo o los puntos de vista liberales o conservadores, afectan esta tendencia a aceptar o rechazar las opiniones de una manera crítica”.

Junto a Gilead en la investigación trabajaron Moran Sela, estudiante de doctorado en el Departamento de Psicología de la Universidad Hebrea, y la Prof. Anat Maril, del Departamento de Ciencias Cognitivas de la UHJ.

Fuente: ISRAEL21C
Por Brian Blum